¿Qué esperar de los bonos, acciones y bienes raíces en 2023?

Si se espera que la tasa de interés de substitutos aumente (i.e. que la FED siga aumentando su tasa de interés) y que la economía disminuirá de tamaño (i.e. que el ingreso va a caer), lógico esperar entonces caída adicional de las acciones, bonos y bienes raíces en 2023. Pero serán caídas nuevamente menores a las de #Bitcoin y las cripto.

Los bonos y bienes raíces en los EE.UU. caerán por el alza de los tipos de interés y la disminución de compras de los ahorristas.

En ese contexto, los mercados también corregirían más a la baja, por lo que es de esperar que caigan más de lo que ya han caído, tanto a nivel bursátil como de bienes raíces, de cripto-activos y otros activos en general.

En el caso específico de los bienes raíces también caerán por la disminución de las compras de inversores atomizados e institucionales, pero ya no solo la inversión para propio uso, y renta residencial, sino ahora también para renta turística.

En los tiempos de la crisis financiera global no existían Airbnb y otras plataformas tecnológicas capaces de ofrecer una solución de coordinación de los procesos de renta turística, que ahora con su aparición no queda en manos de la hotelería y hostelería únicamente sino también de constructores transformados en inversores de renta turística, fondos inmobiliarios especializados en renta turística y particulares atomizados que también invierten en el mismo negocio.

Así que, ahora puede haber una caída más brusca, pero jamás de la misma duración que en los tiempos de la crisis financiera global cuando los balances de activos y pasivos a diferencia de hoy se encontraban mucho más deteriorados. Es decir, habrá caída de bienes raíces más brusca por el mayor recorte y volatilidad de la demanda de inversión para renta turística, al esperarse disminución en la ocupación o días de vacaciones fuera de casa por la recesión; pero la recuperación no tomará tanto tiempo porque los balances de los mayores compradores de inmuebles, los hogares, no están hoy tan mal como en 2007.

Las acciones deberían caer más que los bonos y bienes raíces, ya que ha sido allí que se ha visto la mayor distorsión acumulada producto del Quantitative Easing, los tipos de interés reales negativos y la política monetaria laxa en general de los bancos centrales. El hecho es que la especulación bursátil ha rendido mucho más que la producción; y eso no es sostenible. Así que, algo más de inflación de bienes y servicios y deflación de acciones veremos en 2023 para que al comparar el rendimiento de la especulación bursátil y la producción, ambos corregidos por riesgo, tenga sentido seguir produciendo.

Telegram

¡Únete a mi grupo ya!


En Fundamentos de Finanzas Personales, pero sobre todo en Mercados e instrumentos financieros, discuto sobre estos temas, al igual que sobre cómo conformar portafolios en el contexto arriba descrito.

Descarga ya #gratis mi videos ocultos en Youtube y mis espacios Live en Twitter y otras redes sociales, así como mis webinarios









Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *