La Reserva Federal va a sorprender al mercado

No tengo la menor duda de que la Reserva Federal va a sorprender al mercado. Ahora bien, en qué reunión de este año lo hará está por verse. Si me tocase a mí, lo haría hoy mismo. Y la razón es simple: contener la inflación del petróleo, los commodities y el IPC, en el actual contexto bélico post pandemia, será más difícil cuanto más se tarde la Reserva Federal, pues a mayor espera mayor riesgo de perder su credibilidad y, por tanto, su capacidad para gestionar las expectativas de inflación.

Son tres (3), reducidos a dos (2), los mandatos de la Reserva Federal: máxima ocupación, estabilidad de precios y estabilidad de los tipos de interés de largo plazo (o estabilidad financiera, que es lo mismo). En la práctica se reducen a los dos primeros, porque la estabilidad financiera depende de la estabilidad de la economía real en lo relativo al producto y la ocupación, que es el primer objetivo, y la estabilidad de precios, que es el segundo.

Pero que no haya duda: de entrar en contradicción los dos objetivos, lo cual ocurre en el caso de choques de oferta como el COVID-19 o un conflicto bélico, el que predominaría sería el de estabilidad de precios. Durante la Segunda Guerra Mundial puede que no haya sido así, pero tan solo porque para entonces no se entendía el rol de la credibilidad en la política económica; es decir, para entonces no existía la Teoría de la Inconsistencia Dinámica de la Política Monetaria.

De hecho, a finales de los 70s del siglo XX para cuando ya se había desarrollado la teoría, la respuesta de Paul Volcker fue la de ingeniar una restricción monetaria que aumentó los tipos de interés con fuerza y vía una recesión contuvo la inflación del petróleo, los commodities y el IPC (véase Kydland and Prescott, 1977, “Rules rather than discretion: The Inconsistency of Optimal Plans”, Journal of Political Economy, University of Chicago Press, vol. 85(3), 473-491, junio).

Pero, por supuesto, ahora los banqueros centrales saben mucho más que en tiempos de Volcker. Entienden que la credibilidad y la gestión temprana de expectativas es fundamental para evitar pronunciadas recesiones como la de Volcker en los 80s. A 40 años de 1982, será más fácil lograr los objetivos con todo el conocimiento que se tiene hoy en materia de comunicación a los mercados y manejo de tipos de interés, en vez de tener que recurrir a restricciones bruscas cuantativas alla Volcker. El Gráfico Nro. 1 muestra la respuesta antiinflacionaria de la Reserva Federal a finales de los 70s e inicios de los 80s, mejor referencia que la de la Segunda Guerra Mundial, cuando la inflación se desbocó y los banqueros centrales no entendían de credibilidad y gestión de expectativas.

Gráfico Nro. 1: Diferencia entre el tipo de interés del mercado secundario de Letras del Tesoro de los EE.UU. a 3 meses y la inflación del IPC

Fuente: FRED

La credibilidad es el instrumento más importante con que cuenta un banquero central. Es lo que le permite mantener bajo control (causar) las expectativas del público y, por tanto, tener el sartén por la manga.

Cuando el banquero central pierde la credibilidad pierde todo, porque no hay forma de recuperarla, sino cambiándolo por uno más ortodoxo con probablemente mayor preocupación por la inflación que el empleo y el nivel de actividad.

La reputación de la banca central, por tanto, es fundamental. En tiempos de inflación baja y estable puede darse el lujo, si así lo desea, de conducir la política monetaria de forma heterodoxa y laxa, pero cuandoquiera que la inflación llega al mercado de bienes y servicios, su discurso y acciones tienen que cambiar, so pena de perder su credibilidad si no lo hacen.

Como ya he dicho, esperen una sorpresa deflacionaria de disminución súbita del tamaño del balance de activos y pasivos de la Reserva Federal y un alza de tipos de interés durante el año en curso muy superior al esperado.

En Fundamentos de Finanzas Personales, pero sobre todo en Mercados e instrumentos financieros, discuto cómo conformar portafolios en tiempos de crisis y tranquilidad.










Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *